......................................................................................................................................................................................................................
 La exposición se centra en una serie de entrevistas que se realizó a varias personas que habitan los límites entre Colombia y Ecuador preguntándoles sobre dos palabras en concreto: Frontera y Territorio.  Si bien estas dos palabras se relacionan etimológicamente con la idea de barrera y división política, notablemente en dichas entrevistas se aprecia una antítesis entre ellas; Mientras que Territorio es amalgamado a la naturaleza y la tierra donde vivimos, Frontera es relacionada con la palabra estado y gobierno.  Como colombianos sabemos que nuestras fronteras han estado cargadas de tensiones, enemistades e irregularidades devenidas por los diversos gobiernos alrededor de nuestra historia. Si las limitaciones son más que un pretexto de nacionalidad y patriotismo, que poco ha dejado como enriquecimiento humano-cultural. Es posible preguntarse entonces, ¿que tanto nos limita a nosotros mismos estas barreras y fronteras que establecemos para dominar un espacio?  Un punto importante a resaltar en las entrevistas es la presencia de los volcanes Chiles y Cerro Negro, los cuales se encuentran en los límites de ambos países compartiendo territorio y frontera, uniendo a sus habitantes sin una línea que divida su indiscutible presencia.  Se espera que esta condición de espacio demográficamente delimitado pueda resignificarse a partir de la opinión de diferentes personas quienes se encargan verdaderamente de vivir y cuidar estas zonas periféricas sin importar las restricciones impuestas.

La exposición se centra en una serie de entrevistas que se realizó a varias personas que habitan los límites entre Colombia y Ecuador preguntándoles sobre dos palabras en concreto: Frontera y Territorio.

Si bien estas dos palabras se relacionan etimológicamente con la idea de barrera y división política, notablemente en dichas entrevistas se aprecia una antítesis entre ellas; Mientras que Territorio es amalgamado a la naturaleza y la tierra donde vivimos, Frontera es relacionada con la palabra estado y gobierno.

Como colombianos sabemos que nuestras fronteras han estado cargadas de tensiones, enemistades e irregularidades devenidas por los diversos gobiernos alrededor de nuestra historia. Si las limitaciones son más que un pretexto de nacionalidad y patriotismo, que poco ha dejado como enriquecimiento humano-cultural. Es posible preguntarse entonces, ¿que tanto nos limita a nosotros mismos estas barreras y fronteras que establecemos para dominar un espacio?

Un punto importante a resaltar en las entrevistas es la presencia de los volcanes Chiles y Cerro Negro, los cuales se encuentran en los límites de ambos países compartiendo territorio y frontera, uniendo a sus habitantes sin una línea que divida su indiscutible presencia.

Se espera que esta condición de espacio demográficamente delimitado pueda resignificarse a partir de la opinión de diferentes personas quienes se encargan verdaderamente de vivir y cuidar estas zonas periféricas sin importar las restricciones impuestas.

DSCF1142.JPG
DSCF1040.JPG
DSCF1201.JPG
DSCF1079.JPG
DSCF1025.JPG
DSCF1029.JPG
DSCF1131.JPG
DSCF1118.JPG
6 copia.JPG
3c.JPG
2 copia.JPG
4 copia.JPG

La exposición se centra en una serie de entrevistas que se realizó a varias personas que habitan los límites entre Colombia y Ecuador preguntándoles sobre dos palabras en concreto: Frontera y Territorio.

Si bien estas dos palabras se relacionan etimológicamente con la idea de barrera y división política, notablemente en dichas entrevistas se aprecia una antítesis entre ellas; Mientras que Territorio es amalgamado a la naturaleza y la tierra donde vivimos, Frontera es relacionada con la palabra estado y gobierno.

Como colombianos sabemos que nuestras fronteras han estado cargadas de tensiones, enemistades e irregularidades devenidas por los diversos gobiernos alrededor de nuestra historia. Si las limitaciones son más que un pretexto de nacionalidad y patriotismo, que poco ha dejado como enriquecimiento humano-cultural. Es posible preguntarse entonces, ¿que tanto nos limita a nosotros mismos estas barreras y fronteras que establecemos para dominar un espacio?

Un punto importante a resaltar en las entrevistas es la presencia de los volcanes Chiles y Cerro Negro, los cuales se encuentran en los límites de ambos países compartiendo territorio y frontera, uniendo a sus habitantes sin una línea que divida su indiscutible presencia.

Se espera que esta condición de espacio demográficamente delimitado pueda resignificarse a partir de la opinión de diferentes personas quienes se encargan verdaderamente de vivir y cuidar estas zonas periféricas sin importar las restricciones impuestas.

 La exposición se centra en una serie de entrevistas que se realizó a varias personas que habitan los límites entre Colombia y Ecuador preguntándoles sobre dos palabras en concreto: Frontera y Territorio.  Si bien estas dos palabras se relacionan etimológicamente con la idea de barrera y división política, notablemente en dichas entrevistas se aprecia una antítesis entre ellas; Mientras que Territorio es amalgamado a la naturaleza y la tierra donde vivimos, Frontera es relacionada con la palabra estado y gobierno.  Como colombianos sabemos que nuestras fronteras han estado cargadas de tensiones, enemistades e irregularidades devenidas por los diversos gobiernos alrededor de nuestra historia. Si las limitaciones son más que un pretexto de nacionalidad y patriotismo, que poco ha dejado como enriquecimiento humano-cultural. Es posible preguntarse entonces, ¿que tanto nos limita a nosotros mismos estas barreras y fronteras que establecemos para dominar un espacio?  Un punto importante a resaltar en las entrevistas es la presencia de los volcanes Chiles y Cerro Negro, los cuales se encuentran en los límites de ambos países compartiendo territorio y frontera, uniendo a sus habitantes sin una línea que divida su indiscutible presencia.  Se espera que esta condición de espacio demográficamente delimitado pueda resignificarse a partir de la opinión de diferentes personas quienes se encargan verdaderamente de vivir y cuidar estas zonas periféricas sin importar las restricciones impuestas.
DSCF1142.JPG
DSCF1040.JPG
DSCF1201.JPG
DSCF1079.JPG
DSCF1025.JPG
DSCF1029.JPG
DSCF1131.JPG
DSCF1118.JPG
6 copia.JPG
3c.JPG
2 copia.JPG
4 copia.JPG